El origen del fútbol moderno

Ahora que el fútbol y la Eurocopa son temas obligados en los telediarios he querido hacer esta entrada que, a mi parecer, me resulta de lo más interesante porque desmintió una de las verdades que yo, como tantos, creía. A lo que me refiero es que he sabido, hace escasos días, que el fútbol, que mucha gente pensaba que había sido inventado en Inglaterra, no se inventó allí.

Fútbol de Carnaval

Es cierto que en las Islas Británicas se practicó entre los siglos XI y XVIII el denominado fútbol de carnaval, del que en el siglo XIX deribarian el futbol moderno y el rugby. El fútbol de carnaval era un deporte popular practicado entre grupos rivales de pueblos y ciudades, eran juegos violentos y peligrosos que acabaron por ser prohibidos. Pero, como ya he dicho, el fútbol moderno inventado por los ingleses no apareceria hasta el siglo XIX.

Calcio florentino en el siglo XVI

El fútbol antiguo más parecido al deporte que practicamos hoy en día es el llamado Calcio florentinomás organizado y menos violento que sus similares británicos; además, en este solo participaban nobles. Como su nombre indica tuvo su origen en Florencia (Italia), jugado en la Piazza Santa Croce, en el siglo XVI. En 1580 el conde Giovanni de’ Bardi publico las primeras reglas oficiales. Jugaban dos equipos de 27 jugadores cada uno, de los que 5 eran porteros. Podían utilizar ambos pies y manos, y el objetivo es conseguir el mayor número de puntos. Los partidos duraban 50 minutos y árbitros controlaban los partidos. El juego dejó de practicarse hasta el mandato de Mussolini y, desde entonces, se practica hasta hoy.

Calcio florentino en la actualidad

2000 años por un país

Me refiero al pueblo judío, ese pueblo que en la antigüedad fue expulsado de Judea por los babilonios y desde entonces ha ido de un lado para otro, siendo expulsados de allí a donde iban. Siendo expulsados, entre los siglos XII y XV, 9 veces de 5 países, en 1492 fueron expulsados de España por los Reyes Católicos, y tras esto hasta el siglo XVII fueron expulsados de otros 11 estados en 13 ocasiones. Esta dispersion les llevo a ser una minoria cultural en una gran cantidad de paises donde fueron rechazados, perseguidos y expulsados. Asi, desde marzo de 1938 hasta 1945 se llevo a cabo el genocidio nazi contra los judios en la Alemania del Tercer Reich. Lo que ocurrio despues con los judios que sobrevivieron lo cuento a continuación.

Tras el final de la II Guerra Mundial, y con ella el exterminio nazi, contra las autoridades nazis y responsables del holocausto se llevaron a cabo los Juicios de Nuremberg entre 1945 y 1946. En 1945 se creo la ONU, y en busca de una solución para los judíos, en 1946 se aprobó el Plan de Partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, y dejar Jerusalén y Belén bajo control internacional; plan que los árabes rechazaron y los judíos aceptaron. Ante la imposibilidad de llevar a cabo esta particion, se anuló el Plan. El 14 de mayo de 1948, coincidiendo con el fin del Mandato británico de Palestina, fue declarada la independencia del Estado de Israel en el Museo de Arte de Tel-Aviv, proclamada por el lider David Ben-Gurión.  Así acababan los viajes sin rumbo del pueblo judío, pero a su vez iniciaban una etapa de conflictos con la comunidad árabe, pues recién creado el Estado de Israel, se produjo el primer conflicto armado de los que iban a llegar, conocido como la Guerra árabe-israelí o Guerra de la Independencia.

Si quereis opinar sobre como deberia repartirse Palestina, podeis hacerlo en la encuesta que se encuentra en:

http://unacitaconlahistoria.wordpress.com/encuestas/

Brujas, más allá de los cuentos.

En la Europa Moderna destaca esa institución siniestra conocida como la Inquisición, encargada de la búsqueda, cacería y ejecución de herejes y enemigos de la religión, y de todos estos “rivales” del catolicismo quiero centrarme en las brujas.

A finales de la Edad Media se considero a una bruja como aquella mujer asociada al culto al Diablo, la idolatra de falsos dioses y la herejia. Durante los siglos XV, XVI y XVII, en Europa, los estudiosos del tema en aquel momento calificaron de carecterísticas basicas de una bruja las siguientes:

  1. El vuelo en palos, animales, demonios o con ayuda de ungüentos
  2. Encuentros nocturnos con el Diablo u otras brujas en el aquelarre (lugar donde las brujas celebran sus reuniones y sus rituales)
  3. Hace pactos con el Diablo
  4. Sexo con demonios
  5. La practica de magia negra

La imagen negativa de las brujas comparte algunas características con el antisemitismo, y tiene un fuerte carácter misógino. También hubo casos de hombres, pocos, y es que se consideraba a la mujer más receptiva a la influencia del Demonio, y, por tanto, más proclive a convertirse en bruja.

La caza de brujas se llevó a cabo a comienzos de la Época Moderna sobre todo en Europa Central. Se basaban en la denuncia a presuntos seguidores de la conocida como ciencia de las brujas. En la persecución de que duró unos 300 años (1450 – 1750) se trataba sólo en parte de una acción de la Iglesia contra la herejía.

Recientemente algunas investigaciones han mostrado que a menudo se sospechaba de brujería en mujeres viejas y en las personas socialmente más débiles. A menudo bastaban rumores o denuncias para poner en marcha la persecución, caza y enjuiciamiento, que llevaba a conseguir confesiones falsas a través de la tortura.

¿CÓMO SE JUZGABA LA BRUJERÍA? 

Los procesos en caso de brujería se hacían según el siguiente sistema:

  1. Acusación. Precedida muy a menudo por una fase de rumores que podía durar años. La acusación podía ser debida a una denuncia de otra bruja que ya había sido detenido, posiblemente bajo tortura.
  2.  Detención. Las cárceles, en el sentido moderno, todavía no existían, por lo que se mantenía a los presos en mazmorras o torres. Las llamadas torres de brujas.
  3. InterrogatorioEn esta parte del proceso se solían distingir tres fases: el interrogatorio por las buenas, el interrogatorio con explicación y el interrogatorio doloroso aplicando la tortura. En los casos de procesos por brujería no se respetaba el limite de una hora, ya que se trataba de crimen exceptum (crímenes excepcionales), lo que exigía una dureza mayor. Tampoco se respetaba la regla habitual de que sólo se podía torturar a un preso tres veces y, si hasta ese momento no se había producido una confesión, liberar al preso. 
  4. Pruebas a las brujas. Aunque estaba prohibido su uso muchos tribunales en diversos lugares emplearon este elemento. Las más conocidas son:
  • Prueba del agua, de la que existían dos variantes. Con agua caliente, el acusado debía sacar un objeto del agua hirviendo. Con agua fría, se descendía a la víctima atada a un pozo y si se hundía resultaba inocente.
  • Prueba del fuego, agrupa a diversas pruebas en las que la bruja o brujo tenía que andar sobre o transportar hierro candente o meter la mano en el fuego.
  • Prueba de la aguja, si se encontraba una marca del Demonio, se pinchaba con un hierro. Si la zona sangraba se consideraba buena señal.
  • Prueba de las lagrimas, puesto que se creía que quien ejercía la brujería no podía llorar.
  • Prueba del peso, porque se afirmaba que una bruja o brujo no podía pesar más de 5 kg., ya que tenía que poder flotar y volar.
5. ConfesiónBajo tortura la probabilidad de obtener una confesión se multiplicaba.
6. Interrogatorio para obtener cómplices. Como ya he dicho, las brujas debían encontrarse en aquelarres y por lo tanto una bruja debía conocer a otras. En este interrogatorio se preguntaba a las acusadas por los nombres de otras brujas o brujos, a veces bajo nuevas torturas.
7. Condena.
8. Ajusticiamiento. Al delito de brujería le correspondía la hoguera, en la que eran quemadas vivas. Y, como acto clemencia, se consideraba el cortar la cabeza o ahogar antes, o colgar un saco de polvora al cuello.

El fin de la Grecia helenistica

La era helenística o periodo alejandrino tiene su inicio con la muerte de Alejandro Magno en el 323 a.C , y es considerada una etapa de transición entre el declive de la Grecia clásica y la invasión romana. En el 336 a.C Alejandro fue coronado rey de toda Helade como Alejandro III y en 13 años realizó la expansión más rápida de la Antigüedad. El Reino Macedonio aliado con las polis griegas se habia convertido en el mayor imperio tras superar a los persas. Así, Alejandro Magno continuo sus conquistas hacia Asia Central hasta que sus tropas, cansadas, presionaron a su lider para volver, por lo que Alejandro III decidió volver a Mesopotamia, el centro de su imperio. Murió prematuramente a los 32 años, posiblemente de malaria. A partir de este momento, se produjeron peleas internas por el poder que desembocaron en la fragmentación del imperio en reinos.

Estas guerras se prolongaron hasta el siglo III a.C (323 – 281) y fue conocido como período de los diádocos, fue desde la fundacion de los reinos diadocos cuando se extendio el helenismo. A finales del s. III a.C la Magna Grecia cayó definitivamente bajo el dominio de los romanos tras cien años de guerras; pero fue en el siglo II a.C cuando Roma interviene en Grecia. En principio se enfrentó militarmente a los Antigónidas cuya derrota fue decisiva en la pérdida de influencia política de los Seléucidas en Asia Central, Persia y Mesopotamia. Después de esta victoria, Roma promovió un lento y complejo proceso de desgaste sobre los reinos helenísticos, en la que encontro dificultades como varias ciudades griegas y el reino de Pérgamo, asegurándose tras dos siglos el completo dominio del Mediterraneo oriental. El final de esta conquista la protagoniza la lucha entre Cesar Augusto, y los aliados Marco Antonio y Cleopatra VII. Estos ultimos fueron derrotados en Accio y tras esto se suicidaron (30 a.C)

Y este era el fin de la conquista romana y de la decadencia del helenismo provocada por 5 hechos:

  1. El prolongado conflicto entre los lagitas y seléucidas que debilitó los recursos de ambos.
  2. El enfrentamiento prolongado entre los antigónidas y las ciudades-estado griegas que desgastaron a ambos.
  3. La fragmentación del Imperio seléucida, que generó otros dos grandes reinos independientes y rivales: el de Pérgamo y el de la Bactria. Dicha fragmentación acabó por debilitar a los seléucidas
  4. El resurgimiento de las fuerzas persas, que mantuvieron una lucha contra los seléucidas, y también la lucha con Roma, que agotó sus recursos hasta su decadencia final
  5. La falta de un mínimo de sentido de cohesión frente a los romanos. Algunos de sus estados se pusieron de parte de Roma en vez de llegar a un acuerdo entre ellas mismas, lo que inclinó la balanza a favor de Roma. En el 148 a.C Macedonia y Grecia finalmente pasan a ser parte del Imperio romano y esto demarca el fin de la época griega.

 

Más se perdió en Cuba, 1898

Hace tiempo escribi la entrada “Los Austrias menores: el fin de una dinastia”, pero no hablaba del fin del Imperio porque despues de la Guerra de Sucesion, los borbones tomaron las riendas de los territorios españoles. En esta entrada, si quiero hablar del fin del Imperio español, y ese fin tiene un año marcado: 1898.

Retrato de José Martí

En 1898, durante la regencia de María Cristina, viuda de Alfonso XII, se desató la Guerra de Cuba. Los problemas en la isla no eran nuevos, puesto que hacia ya tiempo que había nacido entre los isleños un espíritu independentista. El primer conflicto que se produjo fue la Guerra de los Diez Años (1868 – 1878), en la que los cubanos se rebelaron contra los españoles sin mucho éxito, y que culminó con la Paz de Zanjón, la cual fue simplemente una tregua. Con esta paz los cubanos habían conseguido un cierto grado de autonomía para la isla, y dos años después, en 1880 se aprobaría la abolición de la esclavitud en Cuba. Pero estos logros no apagaron la crispación y en 1879 se volvieron a sublevar en la llamada Guerra Chiquita (1879 – 1880) en la que volvieron a fracasar por la falta de armamento, ayuda exterior y la ausencia de importantes jefes militares cubanos en la isla.  En 1871, el líder independentista cubano, José Martí, fue desterrado a España, y aunque en sus inicios tenia una mentalidad pacifista, con el tiempo fue radicalizando sus ideas hasta hacer un llamamiento a los cubanos para una “guerra necesaria” por la independencia de Cuba, para lo que crea el Partido Revolucionario Cubano bajo el que se organiza la Guerra del 95.

Con la experiencia de la Guerra de los Diez Años, los lideres cubanos se volcaron en la causa y hubo una mayor conciencia social en busca de la independencia. Aunque a inicios de la guerra mueren dos de sus más ilustres lideres, José Martí y Antonio Maceo, los cubanos cosecharon muchas victorias, pero fue con la explosión accidental del acorazado estadounidense Maine cuando vieron más claro el fin de la guerra con su victoria final. Y es que los EEUU culparon de la explosión a España y entraron en la guerra en favor de los cubanos, ante la desventaja militar que esto suponía, la guerra terminó con el Tratado de París, en el que España renunciaba a su soberania sobre Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

IMPACTO CULTURAL DEL DESASTRE DEL 98

Producto de esta guerra con consecuencias tan nefastas para España se forma el grupo de escritores, ensayistas y poetas españoles que se vieron profundamente afectados por la crisis moral, política y social acarreada en España por la derrota militar y por las perdidas coloniales. La denominada Generacion del 98 distinguieron entre una España real miserable y otra España oficial falsa y aparente, además compartían la ideología de Joaquín Costa del Regeneracionismo español, y tenían una actitud pesimista ante la vida.

“Vencer no es convencer”, una cita para la guerra.

Miguel de Unamuno en 1925

Esta cita fue pronunciada por el filosofo y escritor Miguel de Unamuno. En esta entrada quiero hablar del porque de esta cita, de como alguien que en julio de 1936 apoyo a los nacionales, 3 meses después rechaza a este bando. Unamuno ya había sido destituido de su puesto y desterrado en 1924 por sus ataques a la monarquia y a la dictadura de Primo de Rivera, sin saber él que la historia se repetiria 12 años despues. En 1931, con la proclamacion de la II Republica declaró desde el balcon del ayuntamiento de Salamanca que comenzaba “una nueva era y termina una dinastía que nos ha empobrecido, envilecido y entontecido”,fue elegido diputado por Salamanca en 1931, pero en 1933 desencantado con la trayectoria de la República decide no presentarse a reeleccion, y en 1934 se jubila y es nombrado Rector vitalicio de la Universidad de Salamanca. En 1935 se le nombra ciudadano de honor de la República; y su desencanto le lleva a criticar publicamente la reforma agraria, la politica religiosa, la clase politica, etc.

En 1936, ante el levantamiento militar presta su apoyo al bando nacional y hace un llamamiento en favor de los sublevados que representan la defensa de la civilización occidental y de la tradición cristiana, y en los que él ve a un grupo de regeneracionistas que encauzarían al país. Azaña le destituye de su cargo, pero el gobierno nacional lo repone, además, acepta el cargo de concejal de Salamanca. Pero su apoyo inicial a la causa nacional se convierte en rechazo ante las numerosas cartas de esposas de amigos y conocidos pidiendole que interceda para ayudar a sus maridos encarcelados, torturados y fusilados, y tantas otras cartas de desconocidos. En el verano del 36 ya habían fusilado a sus amigos el alcalde republicano de Salamanca, un diputado socialista, y a su alumno predilecto, el rector de la Universidad de Granada. Tambien tenia amigos recluidos en las carceles, asi que a principios de octubre se reune con Franco para pedir clemencia para ellos, pero no logra su objetivo.

El incidente que da nombre a la entrada se produce el día de la Raza, el 12 de octubre de 1936, durante el acto de apertura del curso en la Universidad de Salamanca, en éste, el filosofo tuvo un enfrentamiento con el militar fundador de la Legion y de Radio Nacional de España, José Millán-Astray. En este acto, el escritor José María Pemán da un discurso en el que califica a Cataluña y Pais Vasco canceres de la nación, los cuales el fascismo curará. Despues de esto, Millan-Astray grita “¡España…”, el publico contesta “¡…una!”, y asi continuo dos veces más, recibiendo las respuestas del publico “…grande!” y “…libre!”. Unamuno, indignado, se levanto y dijo:

“Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso -por llamarlo de algún modo- del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces. Pero no, la nuestra es sólo una guerra incivil. Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes llamándolos anti-España; pues bien, con la misma razón pueden ellos decir lo mismo. El señor obispo lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona, y aquí está para enseñar la doctrina cristiana que no queréis conocer. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao y llevo toda mi vida enseñando la lengua española, que no sabéis…”

Millan-Astray se levantó gritando “¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?“, y alguien del publico gritó “¡Viva la muerte!”, que era el lema de la Legion. Entonces, el militar dijo “¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!”, mientras se oian gritos de “¡Viva España!”, y tras un silencio y miradas a Unamuno, el escritor contestó:

“Acabo de oír el necrófilo e insensato grito “¡Viva la muerte!”. Esto me suena lo mismo que “¡Muera la vida!”. Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. Como ha sido proclamada en homenaje al último orador, entiendo que va dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que él mismo es un símbolo de la muerte. El general Millán-Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de las masas. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como he dicho, que no tenga esta superioridad de espíritu es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor. El general Millán Astray desea crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por eso quisiera una España mutilada (…)”

El militar gritó “¡Muera la intelectualidad traidora! ¡Viva la muerte!” y José María Pemán intento calmar los animos con la frase “¡No! ¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!” pero Unamuno siguió hablando y dijo:

“Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis, porque para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho”

La masa se dirigía a Unamuno con insultos, los militares sacaban sus pistolas, pero el pensador salió cogido del brazo de Carmen Polo, quien le acompañó a su casa, donde fue recluido hasta su muerte el 31 de diciembre de 1936. Paradojicamente, en su funeral se le trató como un heroe falangista.

 Señalemos hoy que Unamuno ha muerto repentinamente, como el que muere en la guerra. ¿Contra quién? Quizá contra sí mismo” (Antonio Machado)

Itzcóatl y la expansión de los azteca-mexica

Estatua de Itzcóatl en Ciudad de Mexico

Itzcóatl, un sacerdote hijo del primer tlatoani,  fue proclamado señor de Tenochtitlán en 1427. Antes de esto habia sido tlacochálcatl, es decir, jefe de armas. Itzcoatl promovió la alianza con Texcoco y Tacuba, lo que se conocería como la “Triple Alianza”. Esta idea se inicio en la guerra contra los tepanecas en la que se unieron para vencerlo, Maxtla, caudillo de los tepanecas, fue derrotado 15 días después de iniciar la batalla. Éste huyó y a comienzos de 1428 el ejercito de Itzcóatl se va armando y conquistan Azcapotzalco, más adelante someterian a Tlacopan, Atlacuihuayan y demás ciudades tepanecas, y en 1430 derrotan a Maxtla en Coyoacan donde fue capturado y sacrificado por Nezahualcóyotl, que lo degolló poco después de la derrota. Concluida la guerra tepaneca y consolidado el poder de México, Itzcoatl se lanza en nuevas campañas para establecer su poder sobre ciudades que Tenochtitlán había conquistado antes, pero por cuenta de Atzcapotzalco. Pese a las disputas internas que surgen entre los mexicas al ser libres, Itzcoatl se lanza a la expansion para consolidar el poder de Mexico mas alla, se expande fuera de los valles centrales, se conquistaron las reinos de Xochimilco, Teotihuacan y Otompan en 1430, Coyoacán en 1431, Míxquic en 1432, Cuitláhuac en 1433 y Cuauhnáhuac en 1439.  Dentro de la Triple Alianza se puede considerar que el papel militar pasó a los aztecas, mientras que la ciudad de Texcoco se transformó en una metrópoli de las artes, la literatura y el derecho. Itzcoatl se adjudica el título más ilustre de todos: culhuatecuhtli lo que le convertia en el heredero de la dinastía tolteca y cerraba así la “guerra de sucesion tolteca”. Itzcóatl mandó destruir todos los anales y códices, para que desde su reinado empezara a contar la historia de los mexicas. Esto también se hizo con la reforma religiosa en la que se dio una nueva interpretación religiosa, que es la Cosmovisión Místico-guerrera de este pueblo; y se destaco la importancia sanguínea y del sacrificio humano para la existencia misma del universo.

Dibujo de Itzcóatl

Puede decirse que Itzcoatl fue el primer rey de México, ya que sus antecesores habían sido caciques tributarios del señor de Atzcapotzalco. En 1440 muere Itzcóatl y hereda el trono su sobrino, Moctezuma I. Durante su reinado se consolida interiormente Tenochtitlán y es, desde este momento, cuando se constituye realmente el imperio mexicano.

Masacre en la Europa oriental.

Todos conocemos el genocidio que llevó a cabo la Alemania Nazi de Hitler sobre el pueblo judío, o el que la URSS de Stalin acometió contra los ucranianos pero, ¿cuántos conocemos el genocidio armenio?

Hace casi más de 100 años, en el Imperio Otomano se acabó con la vida de entre 200.000 y 600.000 armenios, ¿por qué? Para saberlo, como siempre, hay que fijarse en los antecedentes históricos a este suceso. Ante la perdida de los territorios europeos, el Imperio Otomano llevó a cabo el plan Pan-turánico, que consistía en reunir en Asia menor a los pueblos de origen turco-mongol, pero veía en el pueblo armenio una amenaza, que se encontraban leyendo ideas progresistas y liberales procedentes de Europa que proponían la autonomía de los pueblos. Por ello, se les aplicó altos impuestos, recibieron un trato desigual y saqueos constantes, lo que les hizo no soportar el trato de ciudadanos de segunda categoría en su propio pueblo. Se produjeron rebeliones que fueron sofocadas con masacres  para evitar la creacion de un Estado armenio, previsiblemente favorable a Rusia.

En 1878, Abdul Hamid II se convirtio en el nuevo Sultan del Imperio, un gobernante inepto que llevo al fin del Imperio Otomano y al inicio de la llamada “Causa Armenia”. Los conceptos de libertad y revolución fueron introducidos por autores armenios, y a partir de 1885 se forman los principales partidos políticos armenios fuera del Imperio pero con gran actividad en él. A mediados de 1895, el Sultán ordena la masacre de los armenios de la zona de Anatolia, especialmente a los afiliados a partidos políticos u organizaciones religiosas.  Estos asesinatos debilitaron mucho la popularidad de Abdul Hamid II en Europa y America, se perdieron territorios del Imperio, la tension aumentaba, y mientras tanto se gestaba en Salonica el ‘Partido de los Jovenes Turcos’ quienes tomaron el poder el 24 de abril de 1908. En este nuevo gobierno se llevan representantes parlamentarios armenios, y se promete la igualdad entre etnias, y es cierto que se prometen reformas; pero apenas un año después, se lleva a cabo una reunión secreta en la que el partido define su pensamiento como el panturquismo, recurriendo al “exterminio de los disidentes”; en 1911 toma el poder el triunvirato responsable del genocidio, Taleat, Enver y Djemal ; y en 1914 el Imperio Otomano entra en la I Guerra Mundial y utiliza este hecho para justificar la suspensión de las reformas.

A principios de 1915, se desarma a los soldados de origen armenio, se despide a sus altos funcionarios, a apresar a altos oficiales, y a formar “las fuerzas especiales” que serán las encargadas de ejecutar los crímenes, y en las que meses después se añadiría a asesinos y criminales liberados de las cárceles para la matanza de armenios. Se deportan ciudadanos armenios, se les obliga a la construcción forzosa de caminos, se cierran periódicos, hasta llegar al fatídico 24 de abril de 1915, dia de la Pascua de Resurrección, el gobierno de los Jóvenes Turcos, cumpliendo ordenes ilegales y con listas preparadas, detiene y deporta a los máximos lideres religiosos, políticos, intelectuales y de cultos armenios, un día después son separados y destinados a distintos puntos del país donde son asesinados mediante juicios falsos. En un mes se detuvieron a 196 escritores, 168 pintores, 575 músicos, compositores, interpretes y bailarines, 336 medicos, farmaceuticos, odontólogos, 176 docentes y profesores, 160 abogados, 62 arquitectos, 64 actores, etc.

Y estos son los antecedentes y el inicio de una historia que se prolongaría hasta 1919 cuando el 12 de abril de 1919 el Tribunal Militar resuelve en Constantinopla, someter a juicio a la mayoría de los integrantes del gabinete de los Jóvenes Turcos, y el 24 de abril de ese año se hace una misa por las victimas del genocidio.

Los libros no se queman, se leen.

Que idiotez de titulo pensareis, pues claro que los libros se leen y no se queman. Lo sé, no me he vuelto loco,  pero queria dedicar el 23 de abril (Día del Libro) a esta entrada sobre ese capitulo de la historia que a mi siempre me ha parecido tan interesante como triste, la quema de libros nazi. 

Aunque en la historia han existido otros sucesos de este tipo como bien pueden ser la quema y censura de libros por la Inquisición, la destrucción de libros paganos por los cristianos, o los libros escritos en árabe que les fueron requisados a los andalusies siempre que no fueran de medicina, filosofia, historia, etc. En esta entrada quiero destacar uno de los más recientes, la quema de libros de autores judíos en la Alemania Nazi entre 1930 y 1945.

En estos 15 años de “genocidio cultural” cabe destacar la noche del 10 de mayo de 1933, en la que en la plaza conocida como La Bebelplatz las Juventudes Hitlerianas y los camisas pardas animadas por el ministro de propagandaGoebbels. Solo en aquella noche se quemaron 40.000 libros de autores judios o de ideologias opuestas, entre las que se encontraban obras de Karl Marx, Bertolt Brecht, Heine, Kafka y otros autores no compatibles con el nazismo.

“Eso sólo fue un preludio, ahí en donde se queman libros, se terminan quemando también personas.”  

(Heinrich Heine)

Parecia que despues de este desastre historico ya habiamos aprendido la leccion, pero tristemente, la historia se volvio a repetir en ocasiones mas recientes. En 1973, los golpistas chilenos bajo el mando de Pinochet tambien hicieron su propia quema de libros, y lo mismo ocurrio 3 años despues en Argentina se quemaron obras de Neruda, Cortazar, Vargas-LLosa, Proust, etc. 

Imagenes de la quema en Argentina:

El voto femenino llega a España

En 1931, el descontento que los españoles acumulaban hacia la dictadura de Primo de Rivera, consentida por Alfonso XIII, y por los intentos de éste de establecer de nuevo una monarquía estable, desembocaron en la victoria de los partidos republicanos en las elecciones municipales del 12 de abril, y en la proclamación de la II República dos días después.

El nuevo régimen fue acogido con entusiasmo por los españoles, que veían en él un cambio y una modernización del país. El Gobierno Provisional, presidido por Alcala-Zamora, se mantuvo en el poder hasta junio del mismo año, cuando el dia 28 se celebraron las primeras elecciones de la República; aunque se realizaron por sufragio masculino, se permitió a las mujeres ser candidatas. Los partidos de izquierdas y republicanos fueron los vencedores de estos comicios, de los cuales salieron tres diputadas, Clara Campoamor por el Partido Republicano Radical (PRR), Victoria Kent por el Partido Radical-Socialista (PRS), y Margarita Nelken por el PSOE (aunque esta ultima no tuvo mucho protagonismo en el debate por el voto femenino).

Este primer gobierno, encargado de elaborar la Constitución de 1931, llevó al Congreso debates como la legalización del divorcio o el derecho a voto de la mujer. Las derechas fueron contrarias a la igualdad de sexo desde el principio, pero tambien en la izquierda esta idea tenia enemigos, como Roberto Novoa de la Federacion Republicana Gallega; y es que la gran mayoría de la izquierda creía que la mujer estaba influenciada por la Iglesia y que daría su voto a los partidos de la derecha. Entre nuestras protagonistas, la principal defensora de la propuesta fue la diputa del Partido Republicano Radical, quien ya habia logrado avances para la mujer en la Comisión Constitucional. Al otro lado, Victoria Kent (quien tuvo un papel más destacado en el debate con Campoamor) y Margarita Nelken se oponían a darle el derecho a voto, por el momento, a la mujer al considerar que no estaban preparadas social ni políticamente y que consultarían su voto con su confesor y serian influidas por la Iglesia.

Finalmente, el 1 de octubre de 1931, se aprobo el derecho a voto de las mujeres con el apoyo de la minoria de la derecha, la mayoria de los diputados socialistas y algunos republicanos; 161 votos que sirvieron para escribir en el texto constitucional de 1931 lo siguiente:

“Artículo 36. Los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismos derechos electorales conforme determinen las leyes”

Finalmente, me gustaria hacer una recomendacion, a quien haya interesado esta entrada seguro que le interesa la pelicula “Clara Campoamor, la mujer olvidada”